jueves, 16 de octubre de 2008

la silueta aniquilada


Me derramé en tu mirada
y tropecé con el vacío
de unas manos que huían
levantando barricadas

Me rompí las ilusiones
y el silencio no callaba
desengaños en directo
perseguían la luna, las ganas
de querer y no poder
ir más allá de las sábanas

Tacto de plomo,
piel quebrada
angustioso recorrido
por el vértice de la nada

Labios ausentes
soledad armada
orgullo hecho añicos
silueta aniquilada

2 comentarios:

Alatriste dijo...

¡Hola amiga!, recojo con gusto la botella que lanzaste en mi mar.
Después de leerte con atención, acudo a tu blog y me encuentro con un alma sensible, así que has llamado mi atención irremediablemente.
Me ha gustado mucho lo que he leido y la forma que tienes de expresarte. Así que te animo a continuar con el blog y a seguir dejando huella.
Otro mundo mejor es posible y otra manera distinta de entender la vida, también.
Te mando muchos ánimos para tus cosas y para tus sentimientos. Te deseo lo mejor y ya sabes donde me tienes por si quieres que sigamos en contacto.
Un beso muy grande y cuídate.

Regina dijo...

derramarse en la mirada
tropezar con el vacío.
y ése silencio que no calla....

me ha gustado muchísimo, niña.

te voy leyendo aunque no siempre escriba.

Un beso