sábado, 7 de febrero de 2009

libertades


Bogotá, 6 febrero. (Europa Press)

Ultimo secuestrado liberado
Sigifredo López culpa a las FARC de la muerte de 11 rehenes ex-diputados en 2007.






Un secuestro de 7 años, no es un secuestro, es un asesinato aplazado, es una tortura diaria y sistemática, es romper muchas vidas, apropiarse de un guión ajeno y decidir su final. Es jugar a endiosarse sin permiso, reivindicar la locura, ponerle el camino fácil al rencor.
Un secuestro no es lícito ni siquiera en el pensamiento, es vengarse por no admitir la ausencia de ideales, de argumentos por los que seguir viviendo, el estar hueco y seco…el no ser y querer estar.
Un secuestro es ponerle buena cara a la venganza, es mandar al infierno la buena voluntad, es nadar en las cloacas, es apuñalar la libertad..

2 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

No se puede decir mejor.
Imposible.
Aplaudo tus palabras.

Besos.

Ladrón de Guevara dijo...

Desde luego las palabras elegidas son las que nos deberían rondar a todos por la cabeza.

"El secuestro es un asesinato aplazado"...Cuanta razón, y que desolador resulta eso.

Un saludo.