martes, 31 de marzo de 2009

solté la cuerda

Solté la cuerda,
esa que creí un suave lazo de seda
Rojo, con latido propio
esa, que me ataba a la costumbre
Incolora, hueca
la misma que me prometía
flores y proyectos
caminos de regreso

Fue un segundo, o quizás una vida
lo que sangraron mis ojos,
No me gustó ese dolor
que cesaba sin permiso
Porque me mostraba desnuda
de argumentos, de excusas
para seguir expiando
esa culpa
Que no existía.

Besé la huella que en mis manos
permitía el todavía
el puedes estar segura
Que es otra cosa la vida.
.
Posted by Picasa

2 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

La vida es otra cosa.
O debería serlo.
A veces es culpa nuestra.

Besos.

Ladrón de Guevara dijo...

Impresionantes versos, con una fuerza notable.

Y muy bonita la foto.

Un saludo.