domingo, 5 de abril de 2009

abstracción

Hay millares de estrellas en la altura
que puedes alcanzar con la mirada;
mas tú buscas la estrella que, ignorada,
en espacios ilímites fulgura.

Hay mujeres de núbil hermosura
que te cercan en ronda apasionada;
pero tú buscas la mujer soñada,
una mujer pretérita y futura.

Arriba, el cielo es fúnebre, nublado;
la tierra en rededor es yermo triste...
y así habrás de morir abandonado,

con los sueños de amor que perseguiste:
la imposible mujer que no has amado
y la estrella ideal que nunca viste.


Olavo Bilac

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Es precioso.

No conocía a este poeta. Gracias por divulgarlo.

Buscaré más.

Besos.

nomesploraria dijo...

Òndia! M'agrada molt.

Hermano Joaquín dijo...

Veo que es usted aficionada a mirar el cielo nocturno. Si alguna noche ve luces extrañas o algo que le llame especialmente la atención, no dude en ponerse en contacto conmigo.

siempreconhistorias dijo...

Tampoco yo lo conocía, al poeta ni al poema que me ha encantado pese a saborcito triste.
Muy, muy bello. Gracias. Buscaré más del autor.
Un saludo.

Miguel Baquero dijo...

No entiendo mucho de poesía, pero me parece un soneto magnífico. Va de menos a más, y el último terceto (la imposible mujer que no has amado, sobre todo) es formidable. Tampoco conozco a este poeta, ni he oído nunca hablar de él. Bilac. ¿Es serbio, croata, o hay algún juego de palabras?