miércoles, 26 de mayo de 2010

ángeles sin guarda

Tiene sus fotos en facebook, cara de ángel que busca el abismo con gestos ensayados pero que apenas se reflejan en su mirada blanca, triste y profunda. Flequillo corto y rastas, pantalones indios, camisetas pintadas a mano, y un perfil de niña buena que asoma indefensa a su 18 años.
El límite no existe, parece proclamar segura de si misma, en cada flash que ha inmortalizado su cámara, pero la dulzura se derrama aún a su pesar y me entran unas ganas enormes de abrazarla. Porque en su corta biografía, los años se le atragantaron de a dos, o peor aún, se los robó un destino mal programado, con errores fatales y consecutivos que la catapultaron desde su infancia tranquila a un presente plagado de esquirlas de metralla.
Berta perdió a su madre con apenas 10 años y en su entierro comenzó a desatarse la tormenta; ya no hubo días fáciles, una brecha irreparable creció deprisa en casa y no hubo manera de poder taparla. Apenas dos años después, asistió estupefacta a otro derrumbamiento: la detención de su padre, acusado de un delito muy grave que a ella y a su hermana tardaron mucho en confesarles. Dos niñas perdidas, solas, sin culpa pero castigadas, nómadas en casa de los abuelos, de su tía, sobreviven al desastre sin saber muy bien cómo o cuándo la vida será algún día un lugar recomendable.
Por eso, mirando de nuevos sus fotos, esa espalda tatuada con la imagen del “pequeño príncipe” y su ojos avellana , no puedo dejar de sentir una ganas enormes de abrazarla.

19 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Otro abrazo para ella.
Le deseo lo mejor.
Que consiga todos sus sueños.
Sin duda sería justo.

Besos.

Reyes dijo...

Pues le ha tocado luchar más que a otras .

Eso es todo .

Ojalá sepa verlo así y no se deje llevar por la amargura .

Si puedes y se deja, abrázala.


Besos.

Camy dijo...

Es tan real que puedes sentirla. No todo el mundo tiene una infancia fácil y tampoco todos con infancias difíciles acaban fatal. Desde el facebook sus ojos rezuman esperanza y muchos sientes enormes deseos de abrazarla.

Un beso

Raúl dijo...

Parece una crónica real. Dura y emotiva.

Aldabra dijo...

la vida es tremendamente injusta y parece que siempre golpea por el lado más débil o como tú dices, parece que golpea siempre a esos ángeles sin guarda.

biquiños,

Miguel Baquero dijo...

A veces la vida está llena de trampas para la gente que no se lo merece.

virgi dijo...

Los sufrimientos nos hacen más fuertes. Pero es triste que tengan que pasar por ellos niñas como las que relatas. Se me acongoja el corazón con tus palabras...

Besos y ternura para ti (y para ella)

Ladrón de Guevara dijo...

Nos caemos para levantarnos. Sólo espero que conserve su inocencia a pesar de que tenga que levantarse más veces que los demás.

Cuídate.

Isabel dijo...

¡Qué dura la vida cuando golpea a los más jovenes!

Besos

CabezaDeMonte dijo...

Muy bueno el texto. Saludos,

Juanjo dijo...

Supongo que no hay bastantes ángeles de la guarda para todos, pero tampoco se puede decir que seleccionen muy bien sus clientes.

Ángel de la guarda para esa chica, ¡ya!

siempreconhistorias dijo...

Ojalá le lleguen los abrazos y pueda encarar el camino con paciencia. Ya tiene un ángel, querida Ilia, te tiene a ti para abrazarla, y eso es mucho.
Otro abrazo,

Gárgola dijo...

Tan cercana historia...
Los abrazos siempre son bienvenidos.
Tus textos y tus sonrisas también.

Besos

mi nombre es alma dijo...

Abrázala pues, el abrazo es lo que hará volver su vida, aquella que no han conocido o hace tiempo no difrutan. Una declaración muy emotiva, la tuya de hoy.

Un abrazo pues,para ti y para Berta

Elena dijo...

De vez en cuando la vida le toma manía a alguien.

Antígona dijo...

No creo que las palabras puedan sustituir a un abrazo. Pero las tuyas, que tanta ternura derrochan, son lo más parecido a un abrazo que pueda haber.

Nunca la vida fue justa, y a muchos el lote de la mala suerte y la desgracia les toca a todas luces sobrecargado. Pero la balanza siempre puede llegar a equilibrarse, en parte por capricho del destino, sobre todo por el modo en que uno decide afrontar sus desmanes.

Ojalá a Berta nunca le falte la alegría de saberse viva, pese a la dureza de su corta vida.

Un beso y una sonrisa, para ambas

Robërtier dijo...

Un abrazo redondo para ella.
Que no escape el ángel que vela su puerta.

ANTIQVA dijo...

Dicen que algunos angeles buscan hombres "que los guarden"...

No se si sera cierto, pero eso dicen.

Un abrazo sonriente, amiga

ALEX B. dijo...

La vida golpea siempre; a unos más y a otros menos, pero siempre acaba golpeando.
ójala que cada golpe se contrareste con un abrazo como el tuyo.
un beso Ilia.