domingo, 18 de julio de 2010

historias mínimas

L. tiene los ojos del azul más intenso que puedo recordar haber visto; su figura menuda se esconde tras esa mirada redonda, como de niña asustada o tal vez con la sopresa permanente de quien descubre el mundo a cada paso. Camina ligera tras el mostador, con su sandalias plateadas y esas piernas tan tremendamente delgadas que a menudo asemejan a las de un cisne hermoso y frágil. Es holandesa, morena y dulce.
A. es rusa, ojos verdes, figura rotunda y alta. Su voz, como un susurro de agua fresca derrama las frases cotidianas con una fuerza sorprendente; Ocupa el espacio con la seguridad de quien nunca creyó que la duda fuera siquiera una opción. Acaba de cumplir 23 años.
I. posee un sentido del humor con el grado de acidez justo para resultar divertida. Su mirada es valiente y de un verde oscuro; ríe con la misma facilidad que se sulfura. Casi cada día se enamora de algún cliente joven y guapo, pero le dura lo que tarda en prepararle la documentación y devolverle el pasaporte. Vive con su novio cerca de Barcelona.
D. destila la arrogancia del hombre que quiere ser, pero a menudo se les escapan los trazos infantiles de los que aún no ha conseguido desprenderse. Busca incansable el límite, y su cerebro de 23 años en constante ebullición, padece trastornos graves cada vez que una rubia estilizada y mayor de 18 años, eso si, entra en la recepción. Nació en Holanda.
A. permanece la mayor parte de su jornada laboral con la mirada azul y preocupada, fija en la pantalla. Por su calidad de belga, y por sus muchas cualidades profesionales, habla al menos 6 idiomas. Su tono tajante, esconde inseguridad y mucha tristeza que, sin ser admitida, resulta evidente.
A. lleva 2 semanas trabajando y una vida de nómada increíble a pesar de sus 20 años. Es rubia, pecosa,alta, con los ojos azules y se mueve mejor en bicicleta que andando. O sea, holandesa.
T. construye en cada gesto la diva que puede llegar a ser; Deja de respirar si con ello consigue llamar la atención. Es una niña en un cuerpo grande, ojos azules y grandes, y también grandes cambios de humor. Vive en Berlín y tiene alergia a los perros.
L. es ante todo, buena. Excelente profesional, tímidamente cariñosa, y absolutamente independiente. Rubia, ojos azules, suiza, políglota también y mi mejor compañera....una amiga. Solo debo recordarle que no se olvide de quererse un poquito cada día.
Y luego estoy yo... pero esa ya es otra historia.

16 comentarios:

El Drac dijo...

Qué difícil será eligir a una de ustedes. Un abrazo

El Drac dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
TORO SALVAJE dijo...

Cabe uno más?
Venga, dime que si...

:)

Besos.

ybris dijo...

Precioso, amiga, precioso.
Escuetas y bellas historias.
Mínimas en apariencia, profundísimas en realidad.
La tuya no les iría a la zaga.

Besos.

virgi dijo...

I. Sonriente, inquieta, con ganas de aprender nuevas cosas, dulce, algo melancólica. Tiene muchas posibilidades que la vida se encargará de irle abriendo. Responsable, amiga de sus amigas. Encanta a los que la leen.

Muchos besos, me parece precioso que trabajes en un lugar con gente de tantos sitios. Creo que es el futuro que ya se acerca con paso rápido, por más que a algunos nos les guste.

Miguel Baquero dijo...

Y luego estás tú... que eres la persona que tiene el don de saber mirar a las demás.

Juanjo dijo...

Ocho retratos y una gran fotógrafa. Trabajas en un buen sitio para pescar historias.

Besos.

moderato_Dos_josef dijo...

Un trabajo detallado y preciso que da gusto leer. Un placer.
abrazos!

mi nombre es alma dijo...

El cariño que se desprende de todas tus descripciones te define muy bien, señora sonrisa.

Isabel dijo...

Poder ocupar el espacio con esa seguridad, sin dudar, me asombra con esa edad.
Me encantan tus descripciones y ea mezcolanza, es para disfrutarla, pienso. Como habrán disfrutado de tu mirada.

Abrazos

Antígona dijo...

Un florido ramillete de compañeros de trabajo que presentado así resulta de lo más atractivo. Gente de procedencias y lenguas dispares, muy jóvenes, jóvenes y medianamente jóvenes compartiendo un mismo espacio y una misma rutina, caracteres que parecen tan diversos... me encantaría asomarme por un agujerito a vuestras conversaciones.

Disfruta del privilegio de estar trabajando en un ambiente que, a mi entender, sólo puede ser enriquecedor. Aunque yo diría que, tal y como tu mirada se proyecta sobre él, no se te ha escapado ni por un segundo esa riqueza.

Un beso y una sonrisa

siempreconhistorias dijo...

Preciosos retratos, Ilia. Me temo que no quepo pero entre D y A me encuentro, más triste que otra cosa y a veces hasta buena.
Un beso,

Aldabra dijo...

¡que bonitos bosquejos has hecho de ese enjambre de personas tan diverso!

todas me han gustado! y a ti también te incluyo, porque aunque no hayas dicho como eres, me he atrevido a intuirte.

biquiños,

p.d.: si cabe uno más y admites a Congo que sepas que yo también quiero... je je

manu dijo...

Cortito y al pie, una descripción suficiente para imaginármelos. Podría estar ahí, tranquilamente, aunque carezco de pasaporte comunitario jaja.

Saludos!

mi nombre es alma dijo...

Paso solo a saludarte y sonreir.

Lúzbel Guerrero dijo...

Espero que en todo este tiempo ya haya obtenido los teléfonos de todas las chicas y averiguado cuál no es del todo recomendable
Esperamos ansiosos