miércoles, 10 de noviembre de 2010


Con esta.........

Y con estas.......






llegué hasta aquí..



De Roncesvalles a Santiago. Un mes. Casi 800 km. Aproximadamente 1200 fotos. 7 provincias. Más de 7kg en la mochila.40 selllos estampados en mi credencial de peregrina. Una compostela con mi nombre en latín.....
Tan sólo el titular de mi octubre aventurero; todavía acomodando mis pies a los zapatos, mi cuerpo a las tensiones musculares; mis ojos siguen buscando flechas amarillas en fachadas y aceras, y mi alma.... quizás esta vez, haya por fin aprendido a no claudicar.


20 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

:)

Me alegra volver a saber de ti.

Que tu alma no claudique nunca.

Besos.

Juanjo dijo...

Lo conseguiste. Tu alma ha aprendido a no claudicar y muchas otras cosas más que quizá ahora no aprecies.

Espero hacerlo entero algún día. Es la promesa que me hice hace 17 años. Entonces sólo dio para una semana.

Besos y feliz regreso.

* dijo...

Hay caminos que son el preludio de la renovación. Pueden ser literales o simbólicos. Por lo que veo los has vivido en todos sus matices. Me alegro de volver a ver la sonrisa en tus letras.

Un beso y un abrazo

Gárgola dijo...

Anduve haciendo cambios en el diseño del 'tiempo' y me salió una estrella en lugar del nombre ;).
Ahora sí, ya lo corregí y no voy de 'anónima'

besos

Ladrón de Guevara dijo...

Vaya viaje de crecimiento interior.

Andar, al lugar que sea y con el destino que sea, con el único fin de encontrar sobre uno, aquellas cosas que en estos días de soles fríos nos dejan seguir caminando con la cabeza alta y la sonrisa puesta.

Cuídate. Me alegra tenerte de vuelta.

Lúzbel Guerrero dijo...

¡¡BRAVAAA RUUUBIAAA!!
Y BEMVINDA ao pais dos ananos

¡Uy y no quiero ni imaginarme la consistencia del muslamen!

Miguel Baquero dijo...

Debe de ser una experiencia maravillosa hacer el Camino de Santiago, no por lo deportivo ni por lo religioso, sino sobre todo porque estoy seguro de que te enseña, mejor que nadie, a conocerte a ti mismo.

Aldabra dijo...

Bonita foto de cabecera la que nos has dejado en el blog: un árbol solitario, fuerte y desafiante en el medio de la llanura.
Has hecho toda una proeza, Illia, un montonazo de kilómetros que te habrán dejado en el alma cantidad de sensaciones de todo tipo. Una meta más. Otra andadura que añadir a los kilómetros que llenan tu corazón.
Biquiños y enhorabuena.

Camy dijo...

Lo conseguiste.
Estoy segura que la mochila ha vuelto más llena de vivencias y pesa más que cuando te fuiste.
Ignoro si lo haré algún día pero la verdad es que a todo el que va y regresa, lo intenta de nuevo.
Me alegro de tu vuelta. Un beso

virgi dijo...

¡Qué bueno que has vuelto!
Y serena me llegas.
También me das envidia, tengo ganas de darme una pateada así. Algún día he de hacerlo.
Un abrazo grande. Y alegre.

ANTIQVA dijo...

El Camino dicen que es un viaje al interior de uno mismo... Tu, intuyo, lo has realizado con exito...

Felicidades, amiga, por tu proeza fisica y tu viaje a ti misma.

Un abrazo

Chus dijo...

Me alegro de que llegases a tu meta pese a las inclemencias del tiempo y que al final haya dejado una sonrisa en tu corazón.
Un abrazo

Isabel dijo...

Pienso que debe ser un camino lleno de vivencias, de esas que se te quedan en el fondo del alma y de la mochila en forma de muchas sonrisas reales.

Me alegro.

Alex B dijo...

Mi más sincera admiración.
Ya estoy deseando leer todo aquello que seguro que vas a compartir.
Es una alegria saber de ti.
Un beso y un abrazo.

mi nombre es alma dijo...

Y en tu mochila ahora llevas el mundo.

Raúl dijo...

Suena casi a viaje inicíatico. Qué envidia.

don vito dijo...

Hola,bello blog, preciosas entradas, te encontré en un blog común, si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, buena tarde de jueves,besos

manu dijo...

Presumo un lindo viaje, de esos que nos permiten respirar, salir de lo mundano, sentir que somos dueños del tiempo y que el sistema ensimismado en hacernos prisioneros…por un ratito, puede esperar.

Un abrazo

ybris dijo...

El Camino de Santiago, como todos los caminos largos y costosos, sólo puede hacerse sin claudicar ante las dificultades.
Me alegro de que lo hayas hecho completo.

Besos.

Rodrigo D. Granados dijo...

A veces, los logros hacen que nuestro cuerpo sea más exigente, y nuestra mente esté más dispuesta a marcarnos nuevos retos. Es lo que les ocurre a los equipos que salen campeones una temporada, en la siguiente, será lo mínimo que le pida la afición.