lunes, 27 de diciembre de 2010

entre el cielo y el suelo

<>


Seis instantes acariciados con la prisa por atraparlos, detenerlos e incluso perpetuarlos, con la certeza del momento único e irrepetible aún cuando un nuevo atardecer maquillaría el cielo mañana, como siempre…. pero nunca igual.
La magia se reinventa cada día y nos envuelve a pesar de que a menudo ni siquiera reparamos en ello, cabizbajos y dispersos perdemos la posibilidad de sentirnos parte de un milagro.
Vaya pues mi deseo: caminar despacio, pisando con determinación el suelo, sin olvidar nunca volver la mirada al cielo y mientras respirar, seguir viviendo.
Fotos: Atardecer en Bercianos del Real Camino (León)

22 comentarios:

Reyes dijo...

MARAVILLOSO .

Muchas gracias por llenarnos de color rosa.

Y feliz Navidad.

la MaLquEridA dijo...

Si al caminar levantas las manos, tomas un trozo de nube rosa y la llevas a la boca, tendrás el cielo en tu alma.

Saludos.

ANTIQVA dijo...

Bellisimas imagenes, amiga... Y bellisimas palabras...

Son una señal de que todo es posible...

Un abrazo fuerte

Arturo Valmonte dijo...

El metal de las nubes fundido en el atardecer sobre la meseta áspera. ¿Adónde irán esos grandes fluidos rojos? ¿Buscan el mar? Gracias por compartir el paseo.

TORO SALVAJE dijo...

Que cielo!!!!!

Impresiona.

Besos.

Ladrón de Guevara dijo...

Mi deseo: Seguir caminando a pesar del viento y la lluvia. Del frío que cala los huesos y el alma.

De las cicatrices.

Muchas gracias por otro año más de experiencias compartidas.

Cuídate.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Feliz año nuevo, este que tenemos a la vuelta de la esquina.

Saludos y un abrazo.

Aldabra dijo...

Vivir cada instante sabiendo que es único e irrepetible, disfrutarlo, grabarlo y esperar al momento siguiente, caminando por nuestro sendero, año a año, hasta el final.
Biquiños,

Alex B dijo...

Que maravilla de imágenes.
Te deso querida Ilia, muchos instantes mágicos nuevos o reinventados,intensos, únicos e irrepetibles...vividos.
Un beso y un abrazo.

mi nombre es alma dijo...

No hay nada como vivir a ras de cielo y contemplar sus instantáneas.

Isabel dijo...

Y poder seguir despertando cada mañana para volver a contemplarlo porque entre el cielo y el suelo ocurren también cosas maravillosas.

Abrazos con sonrisas.

Raúl dijo...

Únicamente desearte un muy feliz año.
Abrazos.

virgi dijo...

Retazos de esas nubes y de tus deseos me alcanzaron.
Besos, preciosidad.

Regina dijo...

Feliz 2011! Ahora no tenemos excusa: el año que empieza está completamente en blanco, oído cocina?

Regi

Miguel Baquero dijo...

Que hermosa frase esa de que la magiase reinventa cada día... y qué hermosa que haya personas como tú para contarlo.

Ricardo Miñana dijo...

Muchas felicidades para este año, dale vida a tus sueños y que la crisis económica
pase de largo.

¡¡Feliz año 2011!!

Un abrazo.

Lúzbel Guerrero dijo...

El cielo es como un caleidoscopio, que nunca dejará de asombrarnos con su capacidad de crear prodigios cambiantes
Sea de noche o de día, siempre habrá motivos para el asombro
El cielo es nuestro cómplice infaltable;y sabemos que anda por ahí, incluso cuando nos vemos obligados a mirar el cielo raso del curro o la consulta del dentista
Tenemos en verdad pocas posesiones; yo he plantado mi bandera en el cacho de cielo que cubre donde estoy; pero el mundo gira, y a veces, a mi cielo, lo mira una pareja joven de japoneses, cogidos de la mano, pesando que es suyo
A mí no me importa, y no es porque sea magnánimo (en realidad soy un cabrón)... ¿pero qué daño pueden hacerle?
Mientras no le pongan un impuesto, pienso seguir mirando al cielo, porque es mío y porque no hay nada mayor, y da poco trabajo encontrarlo
Cuando venga a visitarme, se va a inflar mirando cielos, y tráigase una calculadora para ir sumando estrellas fugaces si los mira por las noches

Camy dijo...

Son importantes tus deseos.Gracias.
Realmente cada atardecer es el mismo, igual que cada día, pero si nos detenemos un poco y pisamos fuerte, siempre encontraremos algo distinto que nos haga darnos cuenta de lo afortunados que somos.
Los seis instantes son preciosos.
Con frecuencia no sólo los edificios, también nuestros propios parapetos nos impiden mirar hacia arriba.
Un beso

Robërtier dijo...

Hermosas imagenes.
Cerrar los ojos para ver.

Juanjo dijo...

Precioso. Es una lástima no poder presenciarlo a diario, porque, como dices, cada día tiene nuevos matices, los propios y los que nosotros le ponemos.

Besos y Feliz 2011.

Nómada planetario dijo...

La naturaleza siempre se reinventa a sí misma, por eso hay que mirarla como tu propones.
Un abrazo.

Elena dijo...

Un buen propósito de año nuevo, sin duda.