martes, 15 de diciembre de 2009

devuelta





El sielncio casi permite escuchar los pasos

sigilosos,

de un mar de niebla espesa

fría y envolvente que recorta

con destreza

el perfil calmado de un Ebro ya nacido.



Gargantas de piedra madre, velan el camino

y lo cubren de algodones

para hacer de su curso una fiesta,

un juego de mimos.


Y un valle pequeño y limpio

participa de puntillas,

atenta la mirada y la tierra fresca,

cómplice,

entre las aguas de una vida

que regresa


12 comentarios:

siempreconhistorias dijo...

Bienvenida Ilia querida. Aguas que regresan, juegos de mimos, el Ebro vivo.
Eras maravillosa.
Beso.

TORO SALVAJE dijo...

Ya estás aquí.
Que bien.

Besos.

POLIDORI dijo...

Bienvenida de nuevo.

Veo que vuelves en plena forma.

Te echaba de menos.

Un abrazo.




John W.

Reyes Uve dijo...

La vida cómplice, qué bello.

Besos , sonrientes como tú .

mi nombre es alma dijo...

Cuanta vida y hermosura rodea o debería rodear a un río.

Un abrazo encantado de verte de vuelta

Miguel Baquero dijo...

Es hermoso que sepas contemplar con los mismos ojos asombrados el paisaje tanto de los países lejanos como de tu propio comarca. Quizás eso es lo que se aprende viajando, a valorar lo cercano

Raúl dijo...

Parece una adivinanza excelente, para saber de qué paisaje se trata.
Sonrio.

Aldabra dijo...

Bienvenida otra vez, me gusta saber que estás "de vuelta"... que no "devuelta" o "de vuelta de todo", porque la vida tiene que seguir sorprendiéndonos.

Expléndido poema para el regreso, una canto a la naturaleza.

Me gusta:

"gargantes de piedra madre" porque no es una piedra cualquiera

"y un valle pequeño y limpio que participa de puntillas" porque así es la naturaleza, está, sin más, sin hacer alardes, espontánea.

"y la tierra
fresca
cómplica
entre las aguas de una vida que regresa (la tuya)"

este poema lo presiento como los sentimientos que me surgen cuando me encuentro con un lugar tan bello que me transtorna y al mismo tiempo me reconcilia con la vida y me digo: "podría morirme ahora mismo", aunque resulte una contradicción.

Si hay algo que no entiendas, me lo dices, porque igual me enrrollé mucho y no me hice entender.

biquiños,


p.d.: ojalá que el viaje te haya sentado bien y que hayas cogido fuerzas para estas fiestas que se nos avecinan (para mí, unos días como otros cualesquiera porque no vivo la navidad)

virgi dijo...

¡Qué bueno leerte otra vez!
Extrañaba esa mirada poética, dulce y lúcida que tienes.
Un beso

ALEX B. dijo...

Muy bonito el poema.
Transmite serenidad.
Siempre es un placer leerte y ver tus fotos.
Un beso

ybris dijo...

Niebla perfecta que protege las aguas recientes.
Aguas que, entre valles, serán fiesta en los versos de una poeta como tú.

Besos.

Juanjo dijo...

Qué bonito el poema. Más que ver el río pasando entre los acantilados, casi escucho la melodía de sus pasos entre las rocas, el milagro bajo la niebla.

Precioso.