martes, 22 de diciembre de 2009

Vaya lata

Recibo sin proponérmelo, desde hace unas semanas la visita pegajosa de un gusano sin patas, que encontró un hueco en algún rincón de mi casa por el que se dedica a ir soltando sus babas.
Resulta que escribe raro, un sinuoso rastro de símbolos hermosos a primera vista, con marcado acento asiático; y de vez en cuando fotos, de rostros femeninos, ojos rasgados, bocas en perpetua sonrisa pero de esas diseñadas.
Y me enfado en un primer momento, con mi libertad vulnerada, busco los recursos y en un alarde de fuerza, lanzo un toque de atención, echo voces por la red, de su allanamiento de morada, pero es inútil, se ríe de mis argucias, sigue reptando impune, segregando mensajes inútiles , escalando por mis palabras.
En momentos como éste, recuerdo la cantidad de veces que he dejado para otra ocasión, ese curso de informática, pero no puedo rendirme ahora , porque el gusano ya lo ha contado a infinidad de amigos, familiares y véte a saber a cuántos….
Habilito a medias el moderador de entradas, un segurata en mi puerta, que conoce a los amigos, pero me permite dar un paso más en esta absurda batalla.
Ya abro de nuevo con calma las ventanas, la puerta, cortinas y persianas, pero allá en la esquina, mantengo atenta la mirada por si se cuela de nuevo algún que otro elemento hostil a darme la lata.


11 comentarios:

ALEX B. dijo...

A mi también me visita un Chino de vez en cuando, pero no le hago mucho caso, a ver si se va solito.
de momenyo es muy molesto; pero me gustaría saber su idioma para invitarle educadamente a salir o a participar¡ que a lo mejor es un buen tipo y todo!
Besos y felices días.

Miguel Baquero dijo...

¡¡Cuanta gente pesada hay por la Red!! Yo me pregunto qué especie de enfermedad mental tendrán para ser tan plastas, tan repetitivos, tan constantes.

A mí a veces también me llegan a desesperar.

Aldabra dijo...

vaya, como lo siento, mujer... creo que es una buena opción no hacerle caso y que se canse.

biquiños.

TORO SALVAJE dijo...

Yo tengo un idiota nacional obsesionado conmigo.
Tengo la moderación de comentarios y ya me estoy acostumbrando a ella.
El problema no es internet, ni la red, esos mismos chiflados circulan por las calles, van al cine, comen en restaurantes y toman copas en los pubs.
Internet es un ámbito más de las muchas esferas en que se relaciona una persona.

Besos.

POLIDORI dijo...

Seres de ese tipo está lleno el mundo, virtuales, reales... Siento que te haya tocado "la china".

¡Feliz Navidad!

Un abrazo.




John W.

virgi dijo...

Con latas o sin latas, con gente molesta o sin ella, no pierdas la sonrisa, porfi.
Te mando un abrazo especial para estos días, que lo pases bien con la gente que quieres.

mi nombre es alma dijo...

Tengo un gusano, un robot chino que no se porque misteriosa causa siempre se dirige a la misma entrada, "la jaula deviene pájaro". Voy a dedicarle una canción que se llamará, "el chino en su jaula". Menos mal que por ahora solo se dedica a los pájaros y no tengo que hacer nada en mi casa, por ahora.

Un abrazo

monik dijo...

Que fuerte me parece que hayan personas así. No se ni que decirte, paciencia, no? Que remedio!
Un abrazo y que pases una feliz navidad en compañia de la gente que quieres... eso sí, sin chinos!
Un besito!

Antígona dijo...

Joder, Íliamehoy, qué capacidad tienes para convertir en poesía hasta un atentando como éste :)

Yo entiendo poco de gusanos, pero supongo que no tenemos más remedio que convivir con ellos. Son como las cucarachas de las casas viejas. Por más que pongas todos los medios conocidos para aniquilarlas, siempre acaban reapareciendo. Lástima que no se les pueda enseñar a limpiar la casa ;)

Lo del curso de informática, ay, yo también lo echo a veces de menos. Pero me temo que hasta que no se invente un aparato como el de Matrix para que te puedan enchufar un curso en cuestión de segundos, no perderé mi tiempo en eso. Seguiremos aguantando a los gusanos cuando surjan.

Un beso!

Juanjo dijo...

Con el tiempo, todas las latas caducan.

Paciencia.

Reyes Uve dijo...

Vaya .
Espero que tal como vino, se vaya.
Un besito y feliz Nochebuena.