lunes, 31 de enero de 2011

amar la trama


A todas luces imperfecta, suspendida en arte y magia,
ejecuto el anhelo por perpetuar
el mientras, el durante, renunciando al así sea.

Fallido puede que sea ese intento, pero delicioso es imaginarlo,
tan eterno,
como una cadena de instantes serenos,
goteo que permite delimitar el dintel de mis abrazos.

Sutil construcción de velos engarzados, exentos de prisa

y por ello,
casi pintados,
con absoluta predisposición a la tregua,
a la mirada calmada,
que acaricia aún sin palabras
los entresijos de una soledad,
a menudo armada.

Y ese núcleo, enmarañado en su justa medida,

esencia de los instintos más simples, escrupulosamente inexactos,
se despereza espléndido y generoso espolvoreando con delicadeza
la ternura, hilos de alegría,
y apenas si,
unas gotas de alevosía.

Seguir el balanceo de círculos y aristas redondeadas,

compleja ecuación que
sin embargo
solo se nutre de ganas, por continuar,
una y mil veces
(como dice Drexler)
amando la trama más que el desenlace.

14 comentarios:

El Drac dijo...

Cuando la trama es así de gratificante el que menos quisiera seguirla urdiendo. Un gran abrazo, me gustó mucho tu jovialidad.

mi nombre es alma dijo...

Y es que lo mejor de nuestra vida es ser su tejedor.

TORO SALVAJE dijo...

Es muy bueno el poema.
Deberías escribir poemas a menudo.

Por una buena trama no sé lo que daría.

Besos.

Ladrón de Guevara dijo...

Noto un aire renvado en tus versos, como una claridad nueva. Me gusta.

EL problema, para mi, es que a menudo la trama sólo se convierte en el estorbo para llegar al desenlaza. Y cuando este llega, nos preguntamos cómo fuimos tan tontos de perdernos el camino por llegar al destino.

Cuídate.

Rodrigo D. Granados dijo...

No sabía la araña que su obra, sería potenciada por el rocío enhebrado y un poema tan hermoso; de ser así, creo que se habría quedado para aparecer sonriente en la foto.
Una imagen estupenda para un texto digno de ser enmarcado.

Aldabra dijo...

Impecable trabajo el de la araña y el tuyo.
Siempre es lo más conveniente disfrutar de la “confección“, no sólo del resultado final.
Me encanta la foto del árbol. Invita a sentarse bajo sus ramas. A pensar arrimada a su tronco.
Biquiños,

virgi dijo...

Un tejido perfecto, querida Ilia.
La urdimbre se va elaborando sutil y también fuerte. Y el resultado ha sido magnífico.
Muchos besos... ¡y mimos!

ANTIQVA dijo...

Que imagen tan bella... Es un simbolo claro de lo que es nuestra vida...

Un abrazo, amiga

Reyes dijo...

Qué maravilla , es verdad .
Una obra de arte en cualquier rincón ignorado.
Besos.

Juanjo dijo...

Precioso. Tiene además un mensaje que conviene no olvidar en estos tiempos tan pendientes del resultado final, de terminar y a otra cosa, de llegar de una vez.

Deja que ame, yo también, esta trama.

Miguel Baquero dijo...

Amar la trama más que el desenlace, sí señora. Sobre tomo porque en la realidad las cosas se traman continuamente pero casi nunca llegan a desenlazarse de ningun modo.

Alex B dijo...

Siempre me gusta mucho lo que escribes, hoy especialmente.
Amar la trama, es un buen propósito.Lo recordaré.
Besos

Camy dijo...

Nada nuevo puedo decir, añado que invita la lectura a intentarlo, imaginarlo aunque el intento sea fallido.

Antígona dijo...

No nos queda otra, mi querida Iliamehoy. Amar la trama debe ser el destino asumido de los humildes mortales, cuyo desenlace a todos nos igualará y medirá por el mismo rasero arrojándonos al agujero negro de la nada.

Y debe serlo porque demasiado a menudo olvidamos que la trama se teje en cada aquí y cada ahora, en este mismo instante, en este mismo segundo en que debo decidir por dónde seguir tejiendo, para enredarnos en la fantasía de un futuro inexistente, de un mañana que quién sabe si llegará.

Y en esa fantasía del futuro y del mañana apresuramos el reloj del presente, nos encadenamos a la prisa, nos robamos la mirada calmada que nos permitiría demorarnos y disfrutar de cada uno de esos hilos de la trama. Con la serenidad y la delicadeza que su recorrido requiere.

Estoy de acuerdo con el resto: qué bello poema. Alimenta mis ganas de continuar, una y mil veces, amando la trama que obvie cualquier posible desenlace.

Un beso y una sonrisa!