martes, 28 de julio de 2009

binomio indisoluble

Supe desde el principio que no aguantaría, que se me iba a escapar, como sin querer, pero queriendo todo el rato, desplegar mi sonrisa para soltarlo ya:
¡van a publicarme un relato!!!!!. Contravengo todas las normas que la cordura convoca, y según escribo, el miedo me patea la conciencia de niña buena que se empeñaron en incorporarme.
La historia, que aún no tiene final, es larga y quizás no importe. A lo que voy:
www.auladeescritores.com. Me inscribo, a un curso-express de verano y ayer, el profesor escoge también mi relato para incluirlo en la nueva antología que tienen previsto publicar en octubre. Ya está!... me guardo las emociones para llenar espacios de vacío que a buen seguro están por llegar. Mi relato, pasado por la cirugía, pertenece a una entrada que ya hice allá por enero; y es que las musas, siguen mostrándose esquivas…..




María no es puta, pero come y muere de ello cada día.
Lleva 3 años en ese trueque macabro de carne por calderilla, recluida en eternas noches de humo y alcohol, abriéndose de piernas y condenando ilusiones.
En el BRINDY’S las estaciones se solapan sin cambios aparentes, quizás sólo un ligero mutar en la indumentaria de las almas desesperadas que se dejan caer en la barra cuando acecha el ocaso. Como un estrecho muro de lamentaciones, ese lingote opaco que recorre el bar desde la entrada hasta la angosta escalera que conduce al piso superior. Una puerta entreabierta tras la que se esconden bocas pintadas, orgullos pisados, tacones dorados, carne fresca tapizada con lentejuelas y la promesa inminente del placer de los parias.
Carlos consume de manera habitual los productos que se ofrecen en el bar, con un metódico ritual: gin tonic, Marlboro y minucioso recorrido con la mirada por el local. Es periodista, y joven, con esa belleza que dura 20 segundos, pero que hasta el momento le ha procurado un estado de gracia recurrente.
Aparte de una declarada inclinación por el exotismo de una piel oscura, nunca ha mostrado especial interés por ninguna de ellas…. hasta que en su universo mínimo se cruzó hace 18 meses el contoneo irresistible de las caderas de María;
devoto a la elipsis casi perfecta de sus piernas, espera impaciente su turno declinando, ahora sí, cualquier opción que no la incluya a ella.
María por su parte, acostumbrada a los halagos de tarifa plana, le recibió tras la muralla de una sonrisa provisional, desnuda de afecto, pero con el indispensable toque seductor que se esperaba de ella.
Sin embargo, el roce continuo, una mirada alargada unos segundos, acaso una palabra amable, consiguieron encontrar la grieta que acaba por tener cualquier muro; y María desató el nudo de la tristeza, y le contó su viaje involuntario desde la pequeña aldea amazónica herida de hambre hasta la puerta del BRINDY’S, la deuda con Marlon, ese amigo de su amiga Daisy que se convirtió en macarra en el justo instante que le arrancó su pasaporte en la terminal de Barajas; y la dolorosa cuenta atrás de los segundos que todavía le quedaban por cumplir en esa condena.
Carlos la escucha, acariciando sus ojos con el embrujo de aquellos primeros veinte segundos que sabe infalibles, ganando una batalla que tan sólo se libra en sus planes.
Mientras, María respira miércoles de luz, sonrisas lavadas y confidencias entre las sábanas, y duerme casi tranquila cuando él se desprende de su cuerpo pisando el alba.
Ya lleva 3 cigarrillos, dos servicios y un gin tonic; apenas reposa en el alto taburete dispuesto estratégicamente para divisar la entrada sin esfuerzo. Carlos se retrasa....
Al otro lado de la ciudad donde la noche no es oscura, y la vida parece cómoda, en la sala de Actos de la Facultad de Ciencias de la Información, se están ultimando los detalles para la presentación.
Carlos carraspea ligeramente, vestido con la sensación de triunfo de la que tanto disfruta;
- Bienvenidos y gracias por acompañarme en esta noche tan importante para mi…..
En sus manos, sostiene orgulloso el libro cuyo título reverbera con presunción: INMIGRACION Y PROSTITUCION, UN BINOMIO INDISOLUBLE.

16 comentarios:

Reyes dijo...

Tremendo y bien escrito , me ha gustado muchísimo, TE FELICITO.
HOY veo brillar tu sonrisa desde aquí.
Enhorabuena !!!

TORO SALVAJE dijo...

:)

:)

:)

BIENNNNNNNNNNNNN!!!!!!!!!!!!!!

MUCHAS FELICIDADES.

Claro que te lo publican. Es buenísimo.

Besos.

POLIDORI dijo...

Fantástico. Es de los que consigue apretarte las tripas.

Me alegro de que te lo publiquen, este relato lo merece, y mucho mas.

Enhorabuena.



John W.

Tumulario dijo...

Joder, claro que te lo publican, es muy bueno, que digo muy bueno, es buenísisimo (lo he escrito así aposta).

Enhorabuena

:-) (-:

Perdona por la palabrota pero es que me salío así.

Antón Abad dijo...

Me alegro de que la calidad del relato no haya pasado desapercibida, y que sea incluido en la próxima publicación de Aula de escritores. Siempre es satisfactorio ver en letra impresa las historias que a solas construimos; afirman nuestra inclinación a narrar, al tiempo que nos permiten airear nuestras inquietudes o forma de ver el mundo.
Me gusta mucho el relato en conjunto; pero hay tramos especialmente ricos, como: "... la promesa inminente del placer de los parias"; "halagos de tarifa plana"; frases cortas que resumen a la perfección el ámbito de sordidez en que desarrollan los acontecimientos. El final es también muy apropiado al medio en que se desenvuelve, en que la canallesca y la miseria terminan casi siempre siendo un tándem. Curiosamente, el bello efímero en su hora de gloria, se cree ajeno al miserable trapicheo de desesperados y truhanes; se considera mejor porque ha "trabajado" en la información para los bienpensantes, esos que son la demanda sin la cual, no habría oferta. El binomio indisoluble es la necesidad y los aprovechados.
Mi enhorabuena iliamehoy, un magnífico relato.

Robërto Loigar dijo...

Mis aplausos golpean las teclas.
FELICIDADES al por mayor y detalle.

mi nombre es Alma dijo...

Solo puede decirse una cosa, enhorabuena.

virgi dijo...

¡Uf! Me tenías en ascuas leyendo a todo prisa el relato...normal que te lo publiquen, está pero que muy
bien. Tiene muchas cosas dentro.
Un beso grande de felicidadessssssssss!!!!!!!!!!!

nomesploraria dijo...

Òndia! ENHORABONA! T'HO MEREIXES!

Raúl dijo...

Buen relato. De verdad.
Enhorabuena.

ALEX B. dijo...

Enhorabuena Illia
Me ha gustado mucho,sobre todo el final.
Le he puesto cara y todo al canalla.

un besazo.

Miguel Baquero dijo...

¡¡Enhorabuena antes de nada!! Y sobre el relato, qué cierto es que muchas veces los que más peroran a los demás son lo primeros que tendrían que fijarse en sí mismos. Pero esto es ya un clásico...

siempreconhistorias dijo...

¡Qué alegría! Muchísimas felicidades, admirada Ilia, qué bien, qué envidia, qué todo... Me alegro mucho de la publicación de tu relato que es evidentemente bueno y publicable y requeteleíble y recomendable.
Besitos.

Aldabra dijo...

¡que cab...! es lo primero que se me viene a la cabeza... ¿cómo se puede jugar así con las ilusiones de alguien que vive en la pena.

y ahora ya puedo decir enhorabuena por esa publicación pero no me extraña nada porque es un relato muy muy bueno.

me ha encantado. perfecto.

biquiños.

Juanjo dijo...

Enhorabuena. Me ha encantado el relato, merece ser publicado.

Espero que sea el principio de una larga lista de textos que vean el papel.

Besos.

Gárgola dijo...

Felicidades Ilia!!! Inmensamente bien escrito tu relato.
Una realidad, la de la investigación de campo, que muchas veces no tiene en cuenta el daño que genera... la falta de escrúpulos de algunos que quieren sacar tajada de todo y que creen de pies juntillas en la máxima de que los fines justifican los medios, execrable.

El esfuerzo de subidas y bajadas en tren, bien recompensado...y espera que según me dice el oráculo, esto es sólo el principio ;)

besos