martes, 29 de septiembre de 2009

desprendimiento de rutina

Desperté y aún olía a verano, pero sólo atiné a respirar tristeza; se me ocurrió que tal vez, y mirando de reojo mis últimos nueve meses, se debiera a ese cese de actividad laboral que me paralizó en invierno, trajo flores y aprendizajes en esa primavera nepalí, explosionó en mil colores en un verano lleno de sorpresas, y anda revolviéndome las tripas y el alma en ese otoño que se resiste pero insiste.
Desperté, y no estaba, mi sonrisa se descolgó del trapecio de mi cara y anda jugando al escondite; con un galopante desprendimiento de rutina, el tiempo me pisa y yo, intento no escuchar las voces oscuras que entraron en mi cerebro; busco esos argumentos que me hacen sentir optimista, incluso valiente ante esa marejada incesante de viejas actitudes que desaprendí aunque ahora se estampen de nuevo en esa orilla pespunteada.
Desperté y la fiesta había terminado; sentada en el bordillo observo los restos, esa prisa que pertenece a los otros, el hilo sobre el que se sostienen simulando criterio, la vida blanda sobre la que resbalan .No voy a levantarme, al menos de momento, porque adivino que debo mirar hacia otras esquinas que todavía no acierto a ver, porque la paciencia recién estrenó temporada, y porque ese existir ingrávido obedece a una causalidad extraña, me habla en un idioma raro, y se muestra resplandeciente cuando me acuno las ganas.
Desperté, y probablemente eso ya significa algo….

15 comentarios:

Onminayas dijo...

A veces se hace necesario utilizar sonrisas de un sólo uso; al menos mientras aparece la otra, mientras recolocamos el alma... Pero hay que colocársela, no me cabe la menor duda.

Que post tan hermoso te quedó.

Besos, Iliamehoy.

siempreconhistorias dijo...

Esa vida blanda que de pronto nos provocao envidia.Querida Ilia tu sonrisa me es absolutamente necesaria, por puro egoísmo, entonces, úsame cuando y para lo que desees.
Un abrazo solidario.

TORO SALVAJE dijo...

Despertaste.
Pues te felicito por ese sueño que has tenido y que has disfrutado durante este tiempo. Eso no te lo quita nadie ya.
Ahora quizás es momento de otras cosas.
En esas estamos todos.

Besos.

POLIDORI dijo...

Eso de despertarse no es poco, no.

El problema de acunar las ganas es te vuelvas a dormir con ellas, y eso no se si será bueno.

Un abrazo.




John W.

June dijo...

Claro que significa , despertar es más de lo muchos harán nunca...

Tumulario dijo...

Despertaste y se borró la sonrisa, pero no tardes en volver a dibujarla, porque has de saber que en cuantos dobles la primera esquina, aparecerá un nuevo sueño, un arco iris de brillantes colores, que quizas nos lleve al Mundo de Oz, una nueva oportunidad de reirnos, una esperanza de alcanzar el futuro soñado,....

Y si no es detras de la primera esquina, sera detras de la segunda o la tercera o .....

Pero seguro que al final llegamos.

ALEX B. dijo...

Se me ha colado en el alma,Ilia, de verdad.Un gran beso

Wuigi dijo...

Despertarse es facil.

Ahora, levantarse, un esfuerzo titanico.

Interesante sueño, pero no hay que dejar de sonreir.

Saludos :)

-L.

http://diariomalnacido.blogspot.com

mamapi dijo...

lA SONRISA....hermosa palabra!!!! Pero mejor ponerlo en practica...

besos sonrientes

virgi dijo...

¡Ay, Ilia, que me encanta tu corazón que aflora en tu sonrisa y en tus palabras!
Un abrazo grande y fuerte

Aldabra dijo...

me gustan muchíííííísimo estos textos que hacen en tono intimista, el cuidado y mimo de las frases...

"desperté y aún oía a verano..."

No se podría empezar de mejor modo.

biquiños,

p.d.: que pena no tener miles de horas para comentar con calma los textos.

Raúl dijo...

Resulta poético contado así, dañino y opaco si uno la sufre (la rutina) sin hermosas palabras.

mi nombre es alma dijo...

Para el desprendimiento de rutina nada como unas buenas lentes colocadas en el iris para ver esas esquinas que no ves pero existen. Falta saber donde estan esan lentes.

Un abrazo

monik dijo...

Despertaste que no es poco... Ya hemos dado un paso ahora hay que dar otro aunque sea pequeño y aunque cueste y hay que abrir mucho los ojos para ver las cosas lindas que cada día nos da la vida. Escribes con el alma, trasmites muchas emociones...
Cuidate!

Juanjo dijo...

Me ha gustado mucho el texto. Nos pasamos la vida creando rutinas, destruyéndolas y después añorándolas, pero tu forma de contarlo me ha parecido magistral.

Besos,